5 razones para venir a Cádiz en invierno

Por | 15 enero, 2016 | 0 comentarios

Este pequeño rincón de Europa ha conquistado el corazón de millones de personas verano tras verano. Su tirón estival es indiscutible pero cada vez son más los que apuestan por Cádiz como lugar de vacaciones también en invierno. ¿Y qué puedes hacer en Cádiz durante los meses más fríos del año? Pues casi lo mismo que en invierno y alguna que otra cosa más.

Foto del Carnaval de Cádiz realizada por DODO DODO.

Foto del Carnaval de Cádiz realizada por DODO DODO.

1. Vivir el Carnaval
Por mucho que os empeñéis, el Carnaval es una fiesta pagana invernal. ligada estrechamente con la Semana Santa. En concreto, entre ambas festividades pasan exactamente cuarenta días, que es el periodo conocido popularmente como ‘Cuaresma’.
Así que para disfrutar de una de las fiestas grandes de la ciudad de Cádiz la experiencia hay que vivirla en invierno. Y merece mucho la pena.

chiringuito cádiz
2. Al calor del sol de invierno
No vamos a decir que en Cádiz, por ser tierra del sur, siempre hace calor. Eso es un mito que hay que desterrar de la mente de todo visitantes. Sin embargo tampoco hace el frío que pasan en Burgos. De hecho, lo normal es salir con un abrigo a primera hora de la mañana y acabar con él colgado del brazo en las horas centrales del día. Es decir, el frío de Cádiz es un frío relativo y las temperaturas moderadas de las que gozamos en estas fechas lo convierten en un destino muy agradable para viajar entre diciembre y marzo. Incluso ahora, aprovechando los grados de más de los que disfrutamos, muchos chiringuitos de playa que solo abrían en verano, han conseguido alargar la temporada para que todos aprovechemos sus terrazas tomando algo al sol del invierno.

Atardecer en la playa de Cádiz

3. Playa que te quiero playa
Disponer de 7 kilómetros de playas urbanas es todo un lujo que no desperdiciamos ni en invierno. Porque si en verano no hay hueco para colocar una sombrilla, las bajas temperaturas del agua ahuyentan a los nadadores estivales y dejan espacio libre para pasear y correr a la orilla del mar. Y porque no, para mojarse los pies si uno es muy valiente -o del norte- todo sea dicho de paso. ¿Imagina un paseo con el sol en la cara y el sonido del mar rodeándote? ¿No te apetece?

4. Platos de siempre pero sin el bullicio veraniego
Decir que en invierno hay menos turistas es una obviedad. Pero a veces es bueno recordarlo porque se nos olvidan las cosas malas que trae consigo el mes de agosto como son las colas, las esperas, la falta de aparcamiento y el calor. Pues bien, en invierno esto no pasa y logra que podamos pedir en barra tranquilamente, y comer lo mismo que en verano pero sin tener que pelearnos por conseguir mesa. Los camareros están menos estrellados, la cocina funciona a las mil maravillas y además tendrás platos de temporada en la mesa que en junio, julio y agosto jamás probarías. ¿O te vas a comer un buen puchero en el 15 de julio?

5. Vive la vida nocturna
Si eres de lo que les gusta la vida slow, el invierno es la época perfecta para ti. Locales de ocio de la ciudad apuestan por los conciertos en directo y los espectáculos íntimos para llenar sus salas en los meses de menos audiencia, transformándose en un local abarrotado de verano y con música más comercial, en espacios cargados de eventos para todos los gustos.

Categorías: blog, Cadiz, tourism

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*