Historia de las torres miradores de Cádiz

Por | 9 noviembre, 2017 | 0 comentarios

Testigos del comercio y la prosperidad de la ciudad durante el siglo XVIII, las torres miradores de Cádiz se han convertido ya en una de sus señas de identidad. En este post te contamos su historia, por qué una de ellas se llama Torre Tavira, y qué es una cámara oscura y su funcionamiento.

Construidas en las esquinas de las viviendas particulares, tenían una función muy concreta: permitir que los burgueses y comerciantes pudieran avistar el puerto y controlar las entradas y salidas de sus navíos. La mayoría data de los siglos XVII y XVIII, cuando tras el traslado de la Casa de Contratación desde Sevilla hizo florecer el comercio en la ciudad.

Las torres miradores están construidas en mampostería y ladrillo, tienen planta cuadrangular y una o dos alturas, aunque siempre acaban rematadas con una garita. Las fachadas, como podemos ver según vamos paseando por la ciudad, suelen estar ricamente decoradas con varios colores. En su momento de mayor esplendor, era frecuente ver a niños volando cometas desde las azoteas mientras que los adultos también concentraban su ocio aquí.

De todas las torres miradores de Cádiz hay dos que destacan especialmente. Una de ellas, de planta octogonal, es la que recibe el nombre de “La Bella Escondida”, llamada así por ser sólo visible desde otras torres y azoteas y no desde a pie de calle. Decorada con motivos geométricos y azulejos, tiene columnas y pilastras adosadas a su fachada, así como varios balcones distribuidos a lo largo de sus tres niveles de altura. Como curiosidad, esta torre no fue construida para controlar el tráfico de barcos, sino para que el propietario de la vivienda pudiera mantener contacto visual con su hija, ingresada en el cercano convento de la Piedad.
Si quieres encontrarla (que no verla), el edificio sobre el que está construida se encuentra en la calle José del Toro, cerca del centro de Cádiz.

La otra torre mirador famosa es la Torre Tavira, que recibe el nombre del entonces vigía Antonio Tavira. Se trata de la cota más elevada de la ciudad (45 metros sobre el nivel del mar) y fue en su momento la torre vigía oficial del Puerto de Cádiz. Se encuentra ubicada sobre la casa-palacio de los marqueses de Recaño. En la actualidad se encuentra abierta al público y es uno de los principales puntos turísticos de la ciudad, especialmente por la Cámara Oscura que alberga en su interior, la primera inaugurada en España en 1994.

Pero, ¿qué es una cámara oscura?

No deja de ser un juego óptico que, empleando luces y sombras te permite obtener una vista privilegiada de Cádiz. Se trata de una superficie horizontal sobre la que hay un pequeño túnel en el techo con forma de “L”, en el que se coloca un espejo. Así, colocados en una habitación totalmente pintada de negro el espejo refleja la imagen y la proyecta sobre la superficie horizontal, obteniendo una visión diferente de Cádiz.

Actualmente, se han conservado un gran número de torres miradores: hay catalogadas más de 120 distribuidas a lo largo y ancho de la ciudad, aunque la altura de los edificios modernos hace que en ocasiones sean difíciles de divisar. Así que, si paseas por Cádiz, ¡recuerda alzar de vez en cuando la mirada para poder deleitarte con uno de los símbolos más característicos de la ciudad!

Categorías: blog, Cadiz, Lugares de interés en Cádiz

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*